José, cerca de ser Ingeniero

Historias que inspiran....

La historia de José en primera persona:

Mi nombre es José Espinosa, soy de un pueblito llamado San Agustín que es una localidad del departamento de Cerrillos, todos los días viajo 40 km aproximadamente para llegar a la universidad, son casi dos horas de viaje de ida y 2 de vuelta.

Participo en el programa de becas Anpuy desde el secundario el cual curse en el colegio secundario nuestra señora de la Merced que también queda en una localidad del departamento de Cerrillos y hasta el momento sigo recibiendo la beca de Fundación Anpuy.

Provengo de un familia humilde y uno de mis sueños siempre fue poder ayudarlos para sacarlos de esa situación y el mejor camino que encontré para concretar ese sueño es estudiado. Me tocó trabajar desde los 14 años en la producción de tabaco realizando distintas actividades, cuando cobre mí primer sueldo quise darle todo a mi madre y ella con lágrimas en los ojos me devolvió la plata y me dijo que me lo guardara para comprarme ropa y que separé otra parte para ahorrar, también le compraba los útiles para la escuela a mí hermano menor, era mí forma de ayudar en ese momento. Trabajaba solo en la vacaciones de invierno y verano, el resto del tiempo lo ocupaba para el colegio y ahora para la universidad.

Hoy en día me encuentro cursando el 5to año de la carrera de ingeniería industrial.

También quiero contarles cómo fue mí experiencia con Anpuy a lo largo de todos estos años y como me ayudaron a formarme de una mejor manera con respecto a la universidad.

Para mí en particular becas Anpuy no solo significó un ayuda económica, me ha ayudado a ser una mejor persona, a ser más responsable, a tomar mejores decisiones, y fundamentalmente me enseño que todos somos capaces de alcanzar la meta que nos propongamos, con un poco de esfuerzo, voluntad y tiempo. Podrán aparecer obstáculos en el camino pero siempre habrá alguien para ayudarte en esos momentos, ese alguien para mí es Fundación Anpuy.

Y por si no es suficiente siempre están los padrinos, para aconsejarte, alentarte y darte ánimos para seguir en esos momentos difíciles. Ellos para mí representan un ejemplo a seguir, son ese tipo de personas que cuando los vez y escuchas, una voz en el interior te dice quiero llegar a ser como ellos. Son personas admirables.

Hacé click en el video para conocer más de su historia!